Remontada para saborear la primera victoria en Los Arcos (2-1)

Los escorpiones han logrado el primer triunfo como locales en un partido que han dominado en todo momento y que han peleado pese a adelantarse los visitantes en el marcador

EmUnauyXUAAizZ3

El Orihuela C.F. sigue con paso firme en la temporada 20/21. Los escorpiones han logrado su primera victoria como local en un encuentro dominado por los de Albadalejo de principio a fin. Enfrente había un gran equipo como es el filial valencianista que no ha podido imponerse a la lucha y sacrificio sobre el campo de los oriolanos. Un encuentro intenso en el que el equipo ha vuelto a demostrar que pelea cada balón y hasta el último minuto para sumar el máximo de puntos posibles. De momento, 8 de los 12 posibles que le mantienen en la segunda posición de la tabla clasificatoria.

El inicio del encuentro ya hacía presagiar lo que sería el guión del encuentro. El Orihuela ha saltado convencido de sus posibilidades y enfocado en crear peligro en el área de Unai. Toché y Brian fueron los primeros en acercarse al área rival, ambos a pase de Chechu, pero la ocasión más clara la tuvo Marí con un remate de cabeza que se estrelló en la madera. Sin embargo, fueron los visitantes los que consiguieron abrir el marcador mediada la primera mitad con un potente disparo de Gozalbez desde la frontal del área que se coló por la escuadra, imposible para Leandro. Un gol que, lejos de desanimar al conjunto local, les llevó a apretar los dientes y seguir peleando hasta el descanso.

Tras la charla del míster, el equipo volvió a la contienda con las ideas aún más claras y convencido de las posibilidades de revertir la situación. Y así fue. En el 60, Toché remataba al fondo de la red un balón que servía Chechu para poner la igualada en el marcador. El empate afianzaba aún más a los escorpiones sobre el campo que, además de estar muy serios en defensa, asediaban a los visitantes y dominaban el juego sobre el campo. Avisó Solano con un disparo cruzado a pase de Ferrán Giner que salió rozando la madera. Pero en el 80 no perdonó. Y su disparo esta vez sí entró e hizo estallar de jubilo a Los Arcos y los escorpiones que poblaban los balcones y terrazas. Una recompensa que el equipo tuvo que luchar hasta el 97 para mantener el triunfo, pero en el que se ha visto que el sacrificio y el trabajo dan sus frutos. Primera victoria como locales y cuarta jornada sin conocer la derrota, por delante, mucho trabajo para seguir luchando por estos colores.

Comments

comments

Category : Noticias